Regístrate en Binance

Se reporta al menos la muerte de una decena de indígenas a manos de grupos irregulares que hacen vida en la zona.

La extracción ilegal del oro de sangre venezolano deja hoy un nuevo saldo de víctimas fatales. Una masacre se cometió en Venezuela este jueves en el estado Bolívar, en una zona que forma parte del llamado Arco Minero.

La ONG Fundaredes reportó el hecho en Twitter. Javier Tarazona, directivo de esa organización defensora de los Derechos Humanos no precisó la cantidad exacta de fallecidos hasta el momento. Detrás de la masacre está el control por las minas auríferas de la zona.

«Grupos armados irregulares que operan en la zona minera se disputan el control del territorio con comunidades indígenas Píapoco, Pemones y Payaguaipure, parroquia Aripao del municipio Sucre», escribió Tarazona en Twitter.

Tarazona dijo en la red social que  se presumía el asesinato de de una masacre de más de una decena de indígenas heridos con armas de fuego por los irregulares.

«Se tienen los datos de unos primeros fallecidos: Nelson Pérez, Wilmer José Castro, Miguel Antonio Rivas y Carmen Rondón», añadió el activista.

Indígenas contra el Arco Minero

Las poblaciones indígenas del sur de Venezuela son las que llevan la peor parte de la explotación intensiva del oro. Un informe de la ONU del año pasado, explicaba que esa actividad está casi totalmente en manos de grupos delictivos.

Presencia que no se limita al territorio determinado oficialmente para la explotación minera. Un área que ya tiene una superficie mayor a la de Portugal

La minería al cielo abierto se ha extendido mucho más allá de ese espacio. Afecta las comunidades indígenas como los pueblos kariña, pemón y mapoyo. Etnias que son las habitantes ancestrales ese territorio.

Como consecuencia, su forma de vida ha sido totalmente alterada. El impacto ambiental sobre los territorios y las presiones económicas debido a la profunda crisis del país ha llevado a los indígenas a abandonar las prácticas tradicionales.

Mantenerse con base en el turismo, la agricultura la caza, la pesca e incluso la minería tradicional a pequeña escala es ahora imposible.

A la destrucción del medio ambiente se suma el control que los grupos violentos, que también manejan la actividad minera, ejercen también sobre bienes esenciales. El precio por bienes esenciales como combustible y medicinas se paga en oro. En la zona también se registran brotes de enfermedades como la malaria, asociadas a los campamentos mineros.

PRIMERINFORME

Únete a thefreedompostnet en Telegram 🚀

Protected with blockchain timestamps

The Freedom Post página de noticias, análisis y opinión. La mejor opción para estar informados sobre los acontecimientos mundiales gracias a una estructura objetiva nuestro lema: la libertad de información y la verdad son nuestros pilares existenciales.

Información en varios idiomas, epicentro de acción y equilibrio informativo.

Por The Freedom Post

The Freedom Post página de noticias, análisis y opinión. La mejor opción para estar informados sobre los acontecimientos mundiales gracias a una estructura objetiva nuestro lema: la libertad de información y la verdad son nuestros pilares existenciales. Información en varios idiomas, epicentro de acción y equilibrio informativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0Shares
0