¿Qué hará Nayib Bukele con el poder casi absoluto que la ciudadanía salvadoreña le dio? – Por Laura De Rosa 

 

Es muy pronto para decir que Bukele hará lo mismo que Chavez tomando en cuenta, además, que se maneja con diferente ideología. Sin embargo el populismo, la corrupción, el abuso de poder y autoridad no conocen de espectros ideológicos…

 

Lo que sí es preocupante es la concentración de poder, y como Latinoamérica ya “esta picada de culebra y cuando ve bejuco salta” (refrán que sirve para expresar que quien se quema con agua caliente le teme al agua fría), éste fenómeno de tal concentración de poder de Nayib Bukele en El Salvador, es y será algo que todos en el mundo estaremos observando con mucha cautela y atención.

 

El recién pasado domingo 28 de febrero, hice una dinamica de preguntas y respuestas en mis historias de instagram (@LauraDeRosaMart), y curiosamente, en una audiencia que es mayoritariamente venezolana, algunas de las muchas preguntas tuvieron que ver con Nayib Bukele, sobre si -entre otras cosas- el Presidente de El Salvador era populista o no, si sabía manejar bien las redes sociales, o  si se iría del poder cuando le tocara.

 

A esa persona que me hizo esta última pregunta, le respondí que estuviera muy pendiente de lo que sucedería el domingo (justo el día de la dinámica) porque -le expliqué-  si el partido de Bukele obtenía mayoría en las elecciones legislativas, El Salvador podría estar presenciando muchos cambios radicales en su estructura y funcionamiento nacional a corto y mediano plazo, de los cuales el resto del mundo seríamos testigos.

 

En efecto, aunque su nombre no estuvo en las boletas, el gran ganador de las elecciones legislativas y municipales de El Salvador, fue Nayib Bukele, quien con su partido Nuevas ideas ganó “por goleada” obteniendo la mayoría absoluta (dos tercios 2/3) de la Asamblea Legislativa. Este hecho no se veía en el país centro americano desde hace más de dos décadas.

 

 

Los resultados de ello son obvios:  no sólo se le asegura a Bukele pasar leyes y aprobar presupuestos sin el contrapeso o los obstáculos de la oposición, sino que también lo estaría llevando a controlar otros brazos del gobierno como el poder judicial (más + órganos de segundo grado como la fiscalía), e incluso podría plantear un cambio de Constitución.

 

Los mas críticos con el gobierno de Nayib Bukele temen que esta victoria de su partido sea el fin de la institucionalidad del país, pues opinan que el Presidente ya ha mostrado “rasgos importantes de autoritarismo” que ahora podrían intensificarse, mientras por el otro lado sus simpatizantes indican que no se trata de “autoritarismo” sino de “autoridad”, la misma que le ha servido para reducir la violencia a niveles rara vez vistos en el país, y de la misma manera esa “autoridad” le ha permitido gestionar muy bien la pandemia, combinando un estricto confinamiento con ayudas directas de 300 dólares a la población, a partir de los cuales su popularidad aumentó mucho más.

 

Miembros de las Fuerzas Armadas de El Salvador son vistas dentro de la Asamblea Legislativa, mientras se desarrollaba una protesta a las afueras del recinto, con el objetivo de hacerle presión a los diputados para aprobar un préstamo de US$109 millones para financiar el plan de seguridad “Control territorial”. San Salvador on February 9, 2020. (Photo by MARVIN RECINOS / AFP)

 

Y si hablamos de aprobación de gestión y popularidad, el carismático gobernante de El Salvador que llegó al poder en el 2019 con 37 años de edad,  cuenta con mas de 71% de aprobación (el más alto de toda Latinoamérica,  lo cual le ha convertido en toda una “celebridad”, por lo que es común ver en en las calles del centro de San Salvador, venta de todo tipo de artículos alusivos a su imagen, empezando por cubrebocas y terminando con camisetas que se venden a 12$ la unidad.

 

 

En el medio de esta discusión entre “Pros” y “Contras”, intervienen a otro nivel, la Organización de Estados Americanos (OEA)  y Human Rights Watch, que por un lado consideran que El Salvador va camino de convertirse en “una dictadura” y por el otro lado, Nayib Bukele afirma que son falsas dichas acusaciones de autoritarismo asegurando que sus adversarios se oponen a sus políticas porque temen “perder sus privilegios”, frase que, por cierto, muchos hemos escuchado antes (como por ejemplo en Venezuela).

 

Ahora bien, aunque se prenden todas las alarmas y es, por supuesto, atemorizante que una persona tenga el poder absoluto y pueda ejecutar su proyecto sin contrapesos -especialmente atemorizante para todas las personas que creemos en las instituciones, en la division de poderes y que vivimos muy de cerca la situación de Venezuela con Chavez y similares cifras de popularidad-,  vale la pena hacerse unas importantes interrogantes:

 

¿Por qué Nayib Bukele pudo romper tres décadas de bipartidismo y transformar el escenario politico de El Salvador? ¿Por qué se ha posicionado en ese país con tales indices de aprobación?

 

Hablemos de 3 claves para entenderlo :

 

  1. Hartazgo de la partidocracia y el bipartidismo: los salvadoreños sienten un profundo rechazo hacia los partidos que se dividieron el poder durante las ultimas décadas: la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y el ex guerrillero Frente Farabundo Marti para la Liberación Nacional  (FMLN).

 

 

Esto no es nuevo en sociedades latinoamericanas. Ejemplo rápido de ello, fueron Chavez y la ruptura que hizo con el bipartidismo venezolano de 40 años entre AD (Acción Democrática)  y Copei, o mas recientemente, Andres Manuel Lopez Obrador en México con su partido “Morena” que rompió el bipartidismo entre el PRI (Partido Revolucionario Institucional) y el PAN (Partido Acción Nacional).

 

  1. Bukele es un extraordinario comunicador y su mejor publicista, lo cual se une a su efectividad (“ejecutar, ejecutar, ejecutar”), carisma y habilidad para manejar las redes sociales y los medios de comunicacion, llegándole así a muchas personas de manera directa, bien sea en su computadora o en su celular.

 

 

  1. Desde que llegó al poder, Bukele ha implementado una gran campaña de paternalismo y clientelismo en el país, distribuyendo regalías y bonos entre las personas de la clases sociales más bajas. Con la pandemia, esto se ha incrementado y lo ha llevado a una campaña sostenida de distribución de recursos que le hicieron ganar el voto de los sectores mas populares en esta ultima elección.

 

 

 

El futuro de la gobernanza en el Salvador

 

Esta victoria en las elecciones legislativas y municipales del pasado 28 de febrero,  le da a Bukele un poder casi “absoluto” sobre el país, relegando a lo mínimo a los actores de poder tradicionales:  la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y el ex guerrillero  Frente Farabundo Marti para la Liberación Nacional  (FMLN).

 

Si bien no se han terminado el escrutinio de las actas, los resultados arrojan hasta el momento que el partido Nuevas ideas con 1.3 millones de votos obtendrían 56 de los 84 diputados, y el dato interesante es que para la aprobación de leyes en El Salvador se necesita el “Sí” de al menos 43 de los 84 diputados , mientras que para elegir a los Magistrados de la Corte Suprema, al Fiscal General, los Magistrados del Tribunal Supremo Electoral, el Procurador de los Derechos Humanos y la aprobación de préstamos internacionales, se requiere votación calificada, es decir 56 votos, (que Bukele ya tiene).

 

De la misma manera Nuevas ideas gobernará con la mayoría de las alcaldías (145 de 262 municipios) y con 14 escaños de 20 en el Parlamento Centroamericano.

 

¿Qué hará entonces Nayib Bukele con El Salvador ahora que tiene en sus manos un poder casi absoluto? ¿Lo utilizará para una gestión positiva, o llevará a su país por un despeñadero como hizo Chavez en Venezuela?

 

Ciertamente es muy pronto para decir que Bukele hará lo mismo que Chavez tomando en cuenta, además, que se maneja con diferente ideología. Sin embargo el populismo, la corrupción, el abuso de poder y autoridad no conocen de espectros ideológicos.

 

Lo que sí es preocupante es la concentración de poder, y como Latinoamérica ya “está picada de culebra y cuando ve bejuco salta” (refrán que sirve para expresar que quien se quema con agua caliente le teme al agua fría), éste fenómeno de tal concentración de poder de Nayib Bukele en El Salvador, es y será algo que todos en el mundo estaremos observando con mucha cautela y atención.

 

 Por Laura De Rosa

@LauraDeRosaMart en todas las redes

(Twitter, Instagram, Club House)

 

 

#NayibBukele #Bukele #ElSalvador #EleccionesLegislativasYMunicipalesElSalvador #ARENA #AlianzaRepublicanaNacionalista  #FrenteFarabundoMartiParaLaLiberacionNacional  #FMLN #Chavez #LopezObrador #Venezuela #Mexico #LauraDeRosa #LauraDeRosaMart

 

Únete a thefreedompostnet en Telegram 🚀

Protected with blockchain timestamps

Internacionalista. Analista politico. Especialista en Analisis de data y escenarios (prognosis) para empresas e inversionistas.

Por Laura De Rosa

Internacionalista. Analista politico. Especialista en Analisis de data y escenarios (prognosis) para empresas e inversionistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0Shares
0