El nuevo rover de la NASA en el planeta rojo ha encontrado una roca un tanto interesante. Tras fotografiarla y estudiarla con su láser, los científicos en la Tierra trabajan ahora para determinar con los datos aportados por Perseverance, qué clase de roca es y cuál es su origen.

Desde que aterrizara en el mes de febrero en la superficie de Marte, el rover ha mandado a la Tierra un buen número de datos y fotografías del planeta desértico. La última “revelación” es esta roca marciana que ha generado varias hipótesis.

La NASA, a través de sus distintas redes sociales, ha aclarado que se trata de un objeto de apenas 15 cm de largo, unas 6 pulgadas. “Si miras de cerca, es posible que veas la fila de marcas del láser donde la golpeé para obtener más información” explica el propio rover en Twitter.

Mientras el helicóptero se prepara, no puedo evitar mirar las rocas cercanas. Esta extraña tiene a mi equipo científico intercambiando muchas hipótesis” añade en el mismo tuit. Ante las preguntas de otros usuarios, la NASA ha confirmado que no conocen todavía su origen y composición.

Entre las hipótesis está la idea de que podría ser una roca erosionada por el paisaje. Recordemos que el rover aterrizó en una zona con sedimentos de lo que una vez fue un lago, sin duda el mejor lugar para encontrar restos de vida. Con una pequeña taladradora extrae capas internas del planeta, que guarda en una cápsula y, en una misión posterior las traerá de vuelta a la Tierra.

Otra opción es que fuera un meteorito caído desde el cielo y cuyo origen no tenga que ver con el planeta que se estudia. Parece que la misión del Perseverance va cumpliéndose y con las muestras que recoge y su registro de la misión día a día, se podrá conocer mejor la historia y evolución del planeta vecino.

COMPUTERHOY