La rápida disminución de la producción petrolera de Venezuela infló el valor de la minería de oro principalmente en los estados de Bolívar y Amazonas. Pero poco se sabe y comenta de Adriana Martínez Rodríguez, una «Reina del Sur» colombiana, esposa del capo Álvaro Pulido Vargas, cuyo nombre original era Germán Rubio y que cambió de identidad después de estar varios años en la cárcel por traficar décadas atrás toneladas de cocaína, como líder del «Cartel de Bogotá».

Adriana Martínez Rodríguez se encarga de comerciar por el mundo, especialmente en los Emiratos Árabes, a través de la empresa Noor Capital y otras compañías, oro y diamantes explotados y sustraídos ilegalmente en Venezuela, aprovechando la propiedad y/o contactos con una plataforma de empresas registradas en Colombia (Vram Holding), Europa (Goetz Gold), Asia y Medio Oriente (Sardes Kiymetli Madenler A.S).

Una pequeña firma domiciliada en la ciudad de Cota, en Cundinamarca, Colombia, despertó el interés de la justicia norteamericana por estar vinculada con el llamado testaferro más grande del chavismo, Alex Saab, a la espera de extradición a los Estados Unidos mientras permanece detenido en Cabo Verde.

Vram Hondin S.A., es la empresa propiedad de Adriana Martínez Rodríguez, una espigada bogotana de 47 años de edad cuya contabilidad es compleja, según la nota que publica El Tiempo. Esta compañía ejecuta negocios que van desde actividades en mercados financieros y construcción de casas, hasta el comercio de carne de pollo, cerdo y res.

PrimerInforme

Una investigación ejecutada por periodistas del diario colombiano recogieron evidencia que demuestra que la empresa de Martínez Rodríguez aparece en compañías y negocios del extraditable empresario colombiano. Asimismo, esta empresa registra movimientos bancarios desde Venezuela y desde el Medio Oriente, ligados a Saab y otros socios. Además recordemos que un juez federal acusa a este personaje de estar detrás del lavado junto a los funcionarios chavistas por 300 millones de dólares.

Esta mujer aparece en los papeles desde que Saab constituyó el Fondo Global. De hecho, en 2014, cuando Saab estableció la fábrica de casas en Venezuela, y ya estaba en la mira de las autoridades estadounidenses, Martínez no vio conveniente cambiarle el nombre a la empresa (por Expel Management SAS) y tramitar un permiso en el Ministerio de Transporte de Colombia, para el movimiento de carga pesada.

Según la investigación del diario colombiano, en la contabilidad de Vram Holding S.A., figuran dos grandes negocios que llaman la atención. Uno de ellos es con Suministros Industriales C.A. (Suvinca), una empresa estatal involucrada con el Ministerio de Comercio del régimen chavista. El otro son algunos giros y transacciones que ha recibido la firma de Adriana Martínez Rodríguez a una de las cinco cuentas bancarias que tiene activas y todas provienen de la firma Good Central Hong Kong Limited. Y es que, en el año 2013, cuando Saab y Pulido ya estaban en los radares de la DEA, Adriana Martínez firmó contrato con Suvinca, por 20 millones de dólares, para el suministro de material para la construcción destinado a un polideportivo en el estado Vargas.

Únete a thefreedompostnet en Telegram 🚀

The Freedom Post página de noticias, análisis y opinión. La mejor opción para estar informados sobre los acontecimientos mundiales gracias a una estructura objetiva nuestro lema: la libertad de información y la verdad son nuestros pilares existenciales.

Información en varios idiomas, epicentro de acción y equilibrio informativo.

Por The Freedom Post

The Freedom Post página de noticias, análisis y opinión. La mejor opción para estar informados sobre los acontecimientos mundiales gracias a una estructura objetiva nuestro lema: la libertad de información y la verdad son nuestros pilares existenciales. Información en varios idiomas, epicentro de acción y equilibrio informativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0Shares
0