Para muchos, comprar por internet sigue siendo una fuente de dudas. Y no les falta razón: en algunas ocasiones tendremos que proporcionar los datos de nuestra cuenta corriente o los de nuestra tarjeta. Para minimizar el riesgo, bancos y otras entidades financieras han lanzado tarjetas virtuales.

InfoTechnology

Las tarjetas virtuales nacieron precisamente para este nuevo – ya no tanto – hábito de comprar por internet. Como su propio nombre indica y a diferencia de las tarjetas tradicionales, no tienen un formato físico. Y esa es, como veremos más adelante, la principal diferencia respecto a las tarjetas prepago. Una ventaja derivada de ello es que no podemos perderlas si se extravía la cartera.

Eso sí, aunque no tengamos ese trozo de cartón en la cartera, sí que dispondremos de la información que solemos encontrar impresa sobre esta: nuestro nombre, el número, fecha de caducidad y el código de seguridad. Exactamente lo mismo que las tarjetas físicas. Precisamente serán esos datos los que usemos en nuestras transacciones online.

 

 

Únete a thefreedompostnet en Telegram 🚀

The Freedom Post página de noticias, análisis y opinión. La mejor opción para estar informados sobre los acontecimientos mundiales gracias a una estructura objetiva nuestro lema: la libertad de información y la verdad son nuestros pilares existenciales.

Información en varios idiomas, epicentro de acción y equilibrio informativo.

Por The Freedom Post

The Freedom Post página de noticias, análisis y opinión. La mejor opción para estar informados sobre los acontecimientos mundiales gracias a una estructura objetiva nuestro lema: la libertad de información y la verdad son nuestros pilares existenciales. Información en varios idiomas, epicentro de acción y equilibrio informativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0Shares
0