Lima. Violentos choques entre la policía y manifestantes en medio de las protestas por la destitución del presidente Martín Vizcarra, dejaron al menos 27 heridos, dos de ellos con armas de fuego, dijeron este viernes médicos y organismos de derechos humanos.

Miles de personas marcharon en la noche del jueves por el centro de Lima, en una de las manifestaciones más grandes de las últimas dos décadas, en rechazo al nombramiento del presidente interino Manuel Merino, que reemplazó a Vizcarra a cinco meses de las elecciones generales de abril para completar el mandato hasta julio de 2021.

El director del hospital Almenara de Lima, Jorge Amoros, dijo a periodistas que el centro tiene dos heridos que ingresaron tras la protesta, y que uno de ellos se encuentra en la unidad de cuidados intensivos.

“Ambos heridos con armas de fuego”, afirmó. “Se trata de perdigones (…) la condición de uno de ellos es de cuidado”.

La oficina regional de derechos humanos de la ONU dijo que estaba recibiendo “información inquietante” sobre las protestas. En tanto, la Comisión Interamericana de DDHH mostró su preocupación por la actuación “excesiva” de la policía.

La coordinadora nacional de Derechos Humanos reportó que las protestas dejaron 11 heridos, entre ellos algunos periodistas, que presentaron impactos de proyectiles y contusiones.

Por cuarta noche consecutiva desde la expulsión de Vizcarra, centenares de personas en Lima y algunas regiones del país han tomado las calles, con varios enfrentamientos con la policía que ha usado bombas lacrimógenas y disparos para dispersarlos.

En las redes sociales se ha denunciado una respuesta desmedida de la policía, agentes de seguridad infiltrados entre los manifestantes y hasta del uso de gas pimienta desde helicópteros, información que fue negada por el Gobierno.

el ministro de Interior, Gastón Rodríguez, rechazó que la policía haya utilizado armas letales y destacó que sólo usa gases lacrimógenas y balas de goma cuando una protesta se desborda.

“La reacción de la policía se da cuando hay un ataque al patrimonio público o cuando hay una agresión directa como ocurrió ayer”, afirmó a periodistas. La policía informó que la protesta dejó 16 civiles heridos, contusos y con balas de goma, y 11 policías heridos con golpes y quemaduras de bombardas.

Ánimos caldeados. La autónoma Defensoría del Pueblo rechazó por Twitter “las amenazas” que estarían sufriendo abogados de organizaciones de derechos humanos y solicitó la actuación de la fiscalía.

Imágenes de televisión mostraron el cruce de gases lacrimógenos arrojados por la policía y de piedras y bombardas lanzadas por los manifestantes. La protesta dejó cajeros automáticos de bancos y vitrinas de negocios destrozados.

Los manifestantes son en su mayoría de jóvenes -entre ellos muchos universitarios- y las protestas tuvieron lugar desde entrada la noche tras una convocatoria en redes sociales.

“Todo Perú está encendido, todos estamos muy enojados por la situación que está pasando en nuestro país”, dijo José Vega, un manifestante en Lima, donde muchos portaban pancartas diciendo que Merino no los representa.

La oficina regional de derechos humanos de la ONU dijo el jueves que estaba recibiendo “información inquietante” sobre las protestas. En tanto, la Comisión Interamericana de DDHH mostró su preocupación por la actuación “excesiva” de la policía y por las detenciones en medio de las protestas.

Vizcarra, que fue destituido alegando “incapacidad moral” en medio de denuncias de corrupción, afirma que la presidencia de Merino es ilegal.

En tanto, la moneda peruana bajaba un 0,16%, cerca de su mínimo histórico, mientras el banco central colocó swap para atenuar la tendencia. El referente de la Bolsa de Lima subía por su parte un 0,42%.