La Compañía de Investigación de Energía (EPE), tiene registrados siete proyectos eólicos marinos en aguas nacionales, lo que sumaría una capacidad total de hasta 15 gigavatios (GW). El tamaño de esta cartera de proyectos aún en desarrollo, concentrada en un 80% en las dos empresas.

El potencial de Brasil para la generación de energía con parques eólicos instalados en el mar, una tecnología en auge en el mundo pero aún sin precedentes en el país, ha entrado en el radar de técnicos gubernamentales y empresas como la petrolera noruega Equinor y la eléctrica Neoenergia, del grupo español Iberdrola.

La Compañía de Investigación de Energía (EPE), de propiedad estatal, dijo a Reuters que tiene registrados siete proyectos eólicos marinos en aguas nacionales bajo licencia, lo que sumaría una capacidad total de hasta 15 gigavatios (GW), cerca de los 16 GW que actualmente operan en tierra.

El tamaño de esta cartera de proyectos aún en desarrollo, concentrada en un 80% en las dos empresas, muestra el gran número de involucrados en cuanto a las posibilidades de esta fuente de energía, que involucra turbinas más grandes que las convencionales y que logra aprovechar vientos más fuertes.

EPE estima que Brasil podría implementar 700 GW en parques eólicos marinos al explorar profundidades de hasta 50 metros, lo que representa cuatro veces la capacidad de generación eléctrica instalada actual del país. Las áreas más favorables para la tecnología se dividen entre zonas del Sur, Sureste y, principalmente, Nordeste.

El presidente de Neoenergia, Mario Ruiz-Tagle, dijo a Reuters que todavía queda un largo camino por recorrer antes de que despeguen los primeros proyectos costa afuera, ya que se deben definir las regulaciones, mientras que los altos costos también son una barrera.

“Hay mucho tiempo, al menos diez años, o siete siendo optimistas. Nuestro proyecto no es inmediato… estamos mirando tres regiones. En Rio Grande do Sul, Rio de Janeiro y Ceará. Es una tecnología que tiene espacio seguro en Brasil, el país tiene una costa gigantesca”, dijo.

El presidente de Neoenergia, Mario Ruiz-Tagle, dijo a Reuters que todavía queda un largo camino por recorrer antes de que despeguen los primeros proyectos costa afuera, ya que se deben definir las regulaciones, mientras que los altos costos también son una barrera.

Equinor también afirma que la apuesta por las plantas marítimas en Brasil “es un negocio de largo plazo” y depende de la regulación, con sus proyectos locales en la fase inicial de análisis.

“Brasil es muy rico en recursos naturales, con un gran potencial en petróleo, gas y energías renovables. Vemos un potencial para la energía eólica marina en Brasil, un país que consideramos un área central para nuestra empresa”, dijo en un comunicado a Reuters.

Neoenergia, cuya empresa matriz Iberdrola es líder mundial en generación marina, ha registrado tres proyectos eólicos en la costa brasileña: Jangada, Maravilha y Águas Claras, cada uno con 3 GW de capacidad potencial.

Equinor se encuentra en la fase inicial de concesión de licencias ambientales de dos parques marinos con 2 GW cada uno, del complejo Aratu.

EPE también registra un proyecto de 1,2 GW vinculado a BI Energia, de las italianas Imprese y Sviluppo, y el complejo Asa Branca, con 400 megavatios, y Caucaia, con 600 megavatios.

Equinor no comentó los valores estimados para sus plantas. Tampoco lo hizo Neoenergia, que aún no registra los desembolsos relevantes relacionados con el proyecto.

La compañía eléctrica de Iberdrola planea comenzar a realizar mediciones del viento más precisas a partir del próximo año, con equipos de energía colocados en el agua. Por el momento, se centra en la concesión de licencias ambientales, también visto como complejo por la originalidad de la iniciativa.

En el proyecto Asa Branca, por ejemplo, se contrató a la consultora danesa Ramboll como responsable de la gestión ambiental, en un trabajo que se realizará en consorcio con la empresa de soluciones ambientales y datos hidrográficos y geofísicos Cepemar e Integratio, de mediación social.

Petrobras también tiene el potencial eólico de Brasil en el radar, pero ha decidido enfocar sus actividades en el segmento por hora en iniciativas de investigación y desarrollo.

La compañía dijo a Reuters que “ya ha realizado mapeos eólicos (costa afuera) en la región noreste y mapeará el potencial de la costa sureste”, mientras centra los esfuerzos de I + D en buscar sinergias desde la fuente con las operaciones de petróleo y gas.

La empresa estatal todavía tiene un memorando de entendimiento con Equinor sobre parques eólicos marinos que sigue vigente y puede generar iniciativas en el área de investigación “en el horizonte a largo plazo”.

 

 

Alto costo. Hoy, según EPE, el costo de los parques eólicos marinos es aproximadamente el doble que los proyectos terrestres, y los expertos dicen que el tipo de cambio actual aún aumenta esta diferencia, pero la empresa estatal dice que ve “perspectivas favorables”.

EPE comenzó a incluir la tecnología entre las alternativas para expandir la generación en su planificación a 10 años desde 2019, pero al principio no era competitiva.

En el proyecto Asa Branca, el presupuesto estimado de 13.000 millones de reales (US$2.400 millones) incluiría una expansión a 720 megavatios, según Ramboll. Una planta del mismo tamaño en tierra costaría alrededor de 3.600 millones de reales (US$664 millones), según estimaciones promedio del mercado.

“Algunos estudios apuntan a posibles reducciones de entre un 11% y un 30% para el 2030 en los costos totales de esta fuente”, dijo EPE, quien también citó posibles sinergias con el sector de petróleo y gas que podrían contribuir a reducir costos.

En todo el mundo, los parques eólicos marinos han visto precios un 67% más baratos desde 2012, según Bloomberg New Energy Finance, con ganancias de eficiencia a medida que las turbinas aumentan de tamaño.

La máquina MHI Vestas de 10 megavatios, por ejemplo, que se vende con entregas desde 2021, tocará 187 metros de altura con sus palas, que sumarán hasta 80 metros de longitud.

Actualmente, los parques eólicos marinos han experimentado un rápido crecimiento en China y Europa, en la región del Mar del Norte, y la expectativa de EPE y de las empresas es que el progreso internacional ayudará a llevar la tecnología a precios más asequibles.

Entre todos ellos, también hay optimismo impulsado por la trayectoria de la energía eólica terrestre en Brasil, que saltó de una presencia prácticamente nula en la matriz eléctrica del país al 13,5% en una década a través de una política de incentivos y subastas que acaba de ser copiada en todo el mundo.

Únete a thefreedompostnet en Telegram 🚀

The Freedom Post página de noticias, análisis y opinión. La mejor opción para estar informados sobre los acontecimientos mundiales gracias a una estructura objetiva nuestro lema: la libertad de información y la verdad son nuestros pilares existenciales.

Información en varios idiomas, epicentro de acción y equilibrio informativo.

Por The Freedom Post

The Freedom Post página de noticias, análisis y opinión. La mejor opción para estar informados sobre los acontecimientos mundiales gracias a una estructura objetiva nuestro lema: la libertad de información y la verdad son nuestros pilares existenciales. Información en varios idiomas, epicentro de acción y equilibrio informativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0Shares
0