Este viernes la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya celebrará una primera audiencia sobre la contienda por la región del Esequibo entre Venezuela y Guyana.

La disputa fronteriza inició hace casi 180 año  entre los dos países. Pero en los últimos años se ha avivado el conflicto.

El área es rica en recursos naturales, minerales y petrolíferos. La más reciente tensión se desencadenó en 2015. Ese año, la petrolera ExxonMobil encontrara nuevas bolsas de petróleo bajo las aguas de esa zona fronteriza.

Ninguno de las dos parcialidades acepta la decisión de la CIJ. Esa instancia se declaró como competente para dirimir el caso el pasado 18 de diciembre.

Guyana demandó a Venezuela ante la entidad internacional y, ese día, el organismo aceptó la solicitud de las autoridades venezolanas para aplazar la audiencia del juicio hasta este viernes 26 de febrero y mientras tanto estudiar el caso.

Los dos países se han reafirmado en sus posiciones sobre la contienda territorial. Maduro incluso ha tomado acciones militares para hacer sentir su presencia en la zona. Pero abandona la defensa de los derechos venezolanos sobre el territorio al desconocer la competencia de la CIJ.

La vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez, dijo que el régimen «ha reafirmado expresamente su posición histórica del no reconocimiento de la jurisdicción de la Corte para conocer la controversia territorial sobre la Guayana Esequiba».
El largo camino a La Haya

La controversia fronteriza llega Corte Internacional de Justicia por decisión del secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Antonio Guterres. Esa oficina había fungido como mediador entre Venezuela y Guyana durante 28 años.

La intervención se enmarcaba en lo estipulado en el Acuerdo de Ginebra. Ese tratado, firmado en 1966 por las partes, propone los mecanismos para resolver el conflicto limítrofe.

El diferendo termina en La Haya porque «…la Corte considera que las Partes otorgaron al Secretario General la facultad de elegir, mediante decisión vinculante, los medios a utilizar para la solución de su controversia».

Esa decisión del secretario general no requiere el consenso de las partes, sino que se ciñe al artículo 33 de la Carta de Naciones Unidas.

En enero de 2018, La ONU dio hoy por agotada su gestión de buenos oficios entre Venezuela y Guyana para resolver la controversia limítrofe por el Esequibo.

Guterres seguía la ruta planteada por su antecesor, Ban Ki-moon. El coreano había anunciado que llevaría el caso ante la CIJ si no había avances significativos para decidir el futuro del Esequibo.

PrimerInforme

Únete a thefreedompostnet en Telegram 🚀

The Freedom Post página de noticias, análisis y opinión. La mejor opción para estar informados sobre los acontecimientos mundiales gracias a una estructura objetiva nuestro lema: la libertad de información y la verdad son nuestros pilares existenciales.

Información en varios idiomas, epicentro de acción y equilibrio informativo.

Por The Freedom Post

The Freedom Post página de noticias, análisis y opinión. La mejor opción para estar informados sobre los acontecimientos mundiales gracias a una estructura objetiva nuestro lema: la libertad de información y la verdad son nuestros pilares existenciales. Información en varios idiomas, epicentro de acción y equilibrio informativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0Shares
0