Elon Musk se le ha comparado en alguna ocasión con Iron Man, por su habilidad para poner en marcha proyectos tecnológicos que casi parecen ciencia-ficción: desde un cohete que nos llevará a la Luna y Marte a autopistas bajo tierra, o redes de miles de satélites para llevar Internet a todo el mundo (satelites que, por cierto, hace unos días estuvieron a punto de chocar…).

Además de convertirlo en el famoso superhéroe, ahora lo quieren convertir en John Hammond, el multimillonario visionario que construyó Jurassic Park, en la famosa saga de películas.

Y no lo dice cualquiera. Ha salido de la boca (de la cuenta de Twitter) de Max Hodak, cofundador de Neuralink junto con Elon Musk, una empresa de neurotecnología que está fabricando chips que permiten llevar a cabo tareas con la mente:

Como podemos ver en el tuit, Max Hodak explica que: “probablemente podríamos construir Jurassic Park si quisiéramos. No serían dinosaurios genéticamente auténticos, sino tal vez 15 años de reproducción + ingeniería para obtener nuevas especies súper exóticas“.

En las películas de Jurassic Park, los biólogos insertaban ADN de dinosauio en especies compatibles, para obtener auténticos dinosaurios como los que dominaron la Tierra hace 65 millones de años.

COMPUTERHOY