Regístrate en Binance

Este mes, China ocupará la presidencia rotatoria del Consejo de Seguridad de la ONU. A pesar de que la presidencia es un papel en gran medida ceremonial, Pekín utilizará la presidencia como una oportunidad para dar forma al orden mundial de acuerdo con su narrativa; una narrativa que denigra la democracia y protege a los dictadores de la responsabilidad. El gobierno de Biden no debería dejar que Pekín se salga con la suya.

Durante el mes en que los miembros del Consejo de Seguridad ejercen la presidencia, dan forma a la agenda oficial del Consejo, también conocida como Programa de Trabajo, para que refleje sus prioridades nacionales.  Cuando Estados Unidos tomó el mazo en abril de 2017, la representante permanente de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, añadió al orden del día el primer debate temático sobre derechos humanos. A pesar de que los derechos humanos están intrínsecamente ligados a la paz y la seguridad, China y Rusia se opusieron inicialmente a la adición, argumentando que un debate sobre derechos humanos no era pertinente para el trabajo del Consejo.

Del mismo modo, cuando China ocupó la presidencia por última vez en marzo de 2020, mientras el mundo luchaba por combatir la pandemia del coronavirus (que se cree que se originó en Wuhan), el embajador de Pekín ante la ONU, Zhang Jun, se negó a añadir una reunión al orden del día del Consejo, afirmando: “No tenemos ningún plan para discutir el coronavirus ante el Consejo de Seguridad.  Realmente está fuera del ámbito del Consejo de Seguridad. Es una cuestión de salud pública”. En su lugar, China se centró en la lucha contra el terrorismo y el extremismo en África, el mantenimiento de la paz y el papel del multilateralismo en la resolución de disputas: todas ellas áreas en las que China ha aumentado sus recursos e influencia.

El programa de trabajo de la presidencia china de este año no será muy diferente del anterior. China celebrará una sesión informativa sobre la “defensa del multilateralismo y del sistema internacional centrado en las Naciones Unidas”, así como un debate abierto sobre la “mejora de la seguridad de las fuerzas de mantenimiento de la paz” y otro sobre la “resolución de las causas profundas de los conflictos al tiempo que se promueve la recuperación pospandémica en África”. Sin duda, China intentará ganarse los aplausos por vender su dudosa vacuna a gran parte del continente africano como un “bien público mundial”. La elección de Pekín de los eventos emblemáticos contribuirá a sus esfuerzos por socavar el liderazgo mundial y la democracia de Estados Unidos.

Las Naciones Unidas, y en concreto el Consejo de Seguridad, constituyen un objetivo fácil para que Pekín maximice su influencia. Como uno de los cinco miembros permanentes del consejo, China, junto con Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Rusia, tiene autoridad para vetar las resoluciones del Consejo de Seguridad. Aunque Estados Unidos lidera el Consejo en cuanto al número de veces que ha utilizado su poder de veto, China ha ejercido este privilegio con mayor frecuencia. Desde 2011, China ha vetado nueve resoluciones, incluidas ocho sobre Siria y una sobre Venezuela.

Uniéndose a menudo a Rusia en su uso del veto, China ha protegido repetidamente a los regímenes de Bashar al-Assad y Nicolás Maduro de la responsabilidad por la hambruna y el asesinato del pueblo sirio y venezolano. La justificación para negarse a exigir responsabilidades a los dictadores: la no injerencia en los asuntos internos de otras naciones. A pesar de que el Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales, China, con la ayuda de Rusia, protege de la rendición de cuentas a los regímenes que reflejan los valores autoritarios del Partido Comunista Chino.

China también utiliza el consejo como herramienta política en sus intentos de socavar la democracia y los valores liberales que Estados Unidos y sus socios y aliados afines defienden.  Desencadenado por el apoyo de Estados Unidos al movimiento democrático de Hong Kong y las sanciones contra China por el genocidio en curso de su población uigur, el ministro de Asuntos Exteriores de China dijo a la delegación estadounidense y al cuerpo de prensa en la Cumbre Estados Unidos-China de marzo: “creemos que es importante que Estados Unidos cambie su propia imagen y deje de promover su propia democracia en el resto del mundo”. Posteriormente, China, en colaboración con Rusia, expresó su apoyo a la celebración de una cumbre del Consejo de Seguridad de la ONU de los P-5, en medio de lo que calificaron de “creciente turbulencia política mundial” y “la naturaleza destructiva de las intenciones de Estados Unidos”.

La administración Biden no debería tomarse a la ligera el uso que hace China del Consejo de Seguridad como plataforma de propaganda. Cuando China tome el mazo, Estados Unidos debería denunciar cualquier intento de Pekín de utilizar el órgano como plataforma para manipular la agenda con el fin de proteger a los dictadores y socavar la democracia. Estados Unidos también debería dirigirse a sus otros miembros del P-5, concretamente al Reino Unido y a Francia, así como a los miembros electos del Consejo con ideas afines, como Noruega y Estonia, para que denuncien la grandilocuencia de China.

El Consejo de Seguridad es un objetivo fácil para Pekín. Como órgano de deliberación, puede ser fácilmente secuestrado por sus miembros y utilizado como plataforma política. Estados Unidos y otros miembros del P-5 deberían proteger la integridad del consejo y denunciar los engaños de China.

ISRAELNOTICIAS

Únete a thefreedompostnet en Telegram 🚀

Protected with blockchain timestamps

The Freedom Post página de noticias, análisis y opinión. La mejor opción para estar informados sobre los acontecimientos mundiales gracias a una estructura objetiva nuestro lema: la libertad de información y la verdad son nuestros pilares existenciales.

Información en varios idiomas, epicentro de acción y equilibrio informativo.

Por The Freedom Post

The Freedom Post página de noticias, análisis y opinión. La mejor opción para estar informados sobre los acontecimientos mundiales gracias a una estructura objetiva nuestro lema: la libertad de información y la verdad son nuestros pilares existenciales. Información en varios idiomas, epicentro de acción y equilibrio informativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0Shares
0